9 consejos prácticos para cumplir tus propósitos de año nuevo

diciembre 29th, 2011

Se acerca el año nuevo y es tiempo de reflexión sobre lo que fue y lo que viene, con la mira puesta en que este 2012 sea excelente y en verdad logres tus metas, te presentamos una lista de consejos útiles para que les des seguimiento y no las eches en saco roto.

 

  1. Se realista: La mayoría de las personas exageran respecto a lo que pide, como adelgazar 20 kilos,
    comprarse un carro de lujo, buscar el empleo ideal. Lo mejor es que se pongan a hacer propósitos más factibles.
  1. Si no piensan cumplirlos, no los propongan: Cuantos años no se dice: “me voy a poner a dieta” o el clásico “voy a hacer ejercicio”. Pero si lo proponen como para postergar, mejor n0 lo propongan.
  1. Anota los propósitos en un papel: En la agenda, en tu ordenador, en tu móvil incluso, en la nevera o hasta en un email que te auto envíes una vez por semana. Y no importa si es uno, dos, cuatro, ocho o los que sean, al quedar por escrito podrás repasarlos y recordarlos. Además, escribir tus intenciones fija y refuerza la decisión de cumplirlas.
  1.  Establece Plazos: Primero, los propósitos a corto plazo: mañana pago el seguro del auto, esta noche llamo a mi amigopara salir con el… Y luego los de medio plazo: en primavera voy a caminar media hora al día, este verano voy a viajar.
  1. Mantén un control: Periódicamente (por ejemplo, cada mes) revisa tu lista y tus resultados. Lograr avances y estar consciente de ellos es el mejor motivador para seguir adelante.
  1. Intenta cumplir los propósitos: No dejes para mañana lo que tengas que cumplir hoy, o mejor de una vez ni lo intentes. Mi intención no es hacer desistir de los propósitos, es que al menos se cumplan en un 40% (seamos realistas).
  1. Busca apoyo: Es más probable que cumplas tus metas si involucras en ellas a otras personas, especialmente a aquellos que quieres ó les tienes confianza. Al sentirse involucrados en tus propósitos, la gente que te rodea te animará a seguir adelante y te ayudará a que logres tus objetivo.
  1. No te deprimas: Si después de todo el intento
    arduo por realizar los propósitos alcanzados, no lo consigues, no te deprimas. Al menos intentaste alcanzar todos tus propósitos de año nuevo y nadie te juzgara por no haber logrado tu objetivo, después de todo, los propósitos son solo eso.
  1. Todos los días pueden ser año nuevo:Realmente el lado sentimental de los ciclos que terminan y que comienzan, pueden ser un impulso extra para poder ayudarnos a salir adelante en cuanto a los propósitos se refiere, pero aceptémoslo, para poder progresar, no necesitamos esperar a año nuevo. En todo caso si necesitamos de los símbolos de inicio – fin, podemos recurrir al final del día y el principio del ser por la mañana, cuando amanece.




El cerebro sabotea los buenos propósitos de salud, dicen expertos..

diciembre 27th, 2011

  Image

Casi comienza el Año Nuevo y con él numerosas personas encuentran que les es muy difícil cumplir los buenos propósitos que se habían propuesto, como dejar la comida chatarra, el cigarrillo y la inactividad física.

La dificultad para superar los malos hábitos tienen una razón biológica: Están muy condicionados en el cerebro, pero esto no es una excusa. Mediante la comprensión del arraigo de las conductas poco saludables, los científicos han diseñado algunas estrategias para que los buenos hábitos reemplacen a los malos.

¿Por qué los malos hábitos son más dominantes? Porque usted batalla contra el poder de la recompensa inmediata, afirma la doctora Nora Volkow, directora del Instituto Nacional contra el Consumo de Drogas y experta en la proclividad del cerebro al placer.

Se trata de la pugna en la decisión entre el caramelo y el brócoli: el factor del gusto por el chocolate tiende a imponerse a la noción de que la recompensa por consumir verduras y no chocolates serán unos kilos de menos.

Todos nosotros, como criaturas, estamos muy condicionados a ser de esa manera, a dar mayor valor a una recompensa inmediata en contraposición a algo que demorará, afirma Volkow.

Ese pequeño momento de felicidad se convierte en un vicio debido a una sustancia química sensible al placer, llamada dopamina.

Esta sustancia condiciona el deseo del cerebro a que se le recompense una y otra vez, lo que aumenta la dependencia, en especial cuando recibe una señal externa correspondiente.

Las personas tienden a sobreestimar su capacidad para resistir las tentaciones que las rodean, lo que da al traste sus propósitos de superar los vicios, dijo el experto en psicología experimental Loran Nordgren, profesor adjunto en la Facultad de Administración Kellog de la Universidad del Noroeste.

Existe en las personas la arrogancia del autocontrol, esa creencia de que pueden ir más allá en el control, dijo Nordgren, quien ha estudiado el conflicto entre la fuerza de voluntad y la tentación.

En un experimento, el especialista midió si los fumadores empedernidos podrían ver, sin fumar, la cinta Coffee and Cigarretes, que idealiza el hábito.

Para aumentar la emoción, los fumadores recibirían una paga según su nivel de tentación: ¿Podrán resistirse a no encender un cigarrillo mientras ven la cinta? ¿Mantendrán el paquete en la mesa? o ¿Necesitaron dejar el paquete en otra sala?

Los fumadores que habían anticipado que podrían resistir bastante tentación tendieron a sostener en la mano un cigarrillo apagado y era más probable que lo encendieran que los que optaron por asir el paquete, dijo Nordgren.

El experto ha emprendido estudios sobre la influencia de las tentaciones del mundo real en la recuperación de los adictos a las drogas.


Comer despacio – ¿la clave para no engordar?

diciembre 26th, 2011

¿Quieres perder peso? Revisa la velocidad a la que comes. Varias investigaciones demuestran que quienes se toman su tiempo para saborear la comida, terminan ingiriendo menos calorías. Si te interesa saber por qué, aquí te contamos más sobre este tema tan interesante.

Justamente ahora que estamos en época de fiestas, comer es más que nunca uno de los placeres más grandes de la vida. En Navidad y Año Nuevo, toda la familia y los amigos se reúnen en torno a la mesa para compartir y disfrutar los platos tradicionales de nuestra cocina. Quizás en esta época estés más relajado(a) y sientas que puedes disfrutar a plenitud de comer sin afanes, carreras o apuros. Además de que comer despacio es una experiencia que enriquece todos tus sentidos, también trae beneficios si quieres mantener tu peso.

¡Así es! El comer despacio contribuye a que consumas menos calorías. ¿No es genial?  Dos estudios recientes realizados por unos investigadores de la Universidad de Rhode Island en Estados Unidos, así lo comprueban. Además encontraron datos curiosos, por ejemplo: que las personas gordas comen más rápido que las flacas, y los hombres más rápido que las mujeres.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores midieron la velocidad a la que comían un grupo de personas y encontraron que quienes comían rápido consumieron 88 gramos (3.1 onzas) de alimentos por minuto; mientras que los que comían a una velocidad lenta consumieron 57 gramos (2 onzas) por minuto. En cuanto al género, encontraron que los hombres ingirieron 80 calorías por minuto, mientras que las mujeres, 52.

Otro estudio encontró una relación estrecha entre la velocidad al comer y el Índice de Masa Corporal (IMC, relación peso/estatura)  y  que quienes comen granos integrales, comen más lentamente que quienes comen granos refinados.

Estos estudios, a pesar de ser recientes, sólo refuerzan lo que otros ya han encontrado. En el 2010, otro estudio publicado en Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism halló que la relación entre la velocidad al comer y el consumo de calorías, tiene que ver con el efecto de dicha velocidad en las hormonas. ¿Te suena a complicado? Bueno, es fácil de entender cuando se visualiza por medio de la prueba que hicieron los científicos.

En diferentes ocasiones, un grupo de personas comió una ración de helado idéntica. Cuando la comieron en 30 minutos liberaron más hormonas y se sintieron más satisfechos que cuando la comieron en 5 minutos.  Los investigadores les sacaron sangre para medir la insulina y otras hormonas del estómago y los intestinos antes, durante y después de que comieron el helado. Encontraron que las hormonas que dan señales de saciedad, presentaron una mejor respuesta al comer despacio.

Como ves, tomarte tu tiempo para comer es beneficioso porque te sientes más lleno(a) y por lo tanto no te excedes. Ahora que ya sabes esto, toma nota para que no engordes en esta época de celebraciones. La próxima vez que te sientes a la mesa ¡no te apures! Come a consciencia: tu peso te lo agradecerá.

Permalink: http://www.vidaysalud.com/daily/dieta-y-nutricion/comer-despacio-la-clave-para-no-engordar/
19 de diciembre, 2011
Publicado en Dieta y NutriciónVida Saludable por Doctora Aliza

Compras navideñas causan estrés

diciembre 22nd, 2011

Las épocas de crisis provocan un efecto estresante entre aquellas personas que buscan realizar sus compras navideñas debido al limitado presupuesto

Muchos estadounidenses se han visto obligados a limitar sus compras este año pese a los anuncios llamativos, las ofertas tentadoras y las aspiraciones familiares que chocan con la realidad de la economía.

Los expertos en el comportamiento de los consumidores creen que esa situación puede causar estrés en el cerebro.

Los científicos consideran que en cierto grado los seres humanos están predispuestos a las compras. Al parecer responden a circuitos que originalmente impulsaron a nuestros antepasados a salir en busca de alimentos, sostiene Brian Knutson, profesor adjunto de psicología y neurociencia en la Universidad de Stanford.

“Estamos formados para buscar comida, como las ratas, como los perros”, dijo Knutson. Por ello tenemos un circuito cerebral que “nos impulsa a salir… y buscar cosas buenas, incluso si no sabemos en qué consisten”, agregó.

El examen cerebral en un laboratorio muestra un profundo circuito cerebral llamado núcleo acumbens, que entra en funcionamiento cuando la gente analiza productos y precios. Cuando las células en esa área del cerebro emiten unas sustancias química llamada dopamina, la gente es impulsada a actuar, agregó.

Por ello, las meras perspectivas a ir de compras (estimuladas quizá por los anuncios y otras técnicas de mercadeo) podrían activar ese circuito e impulsarnos a acudir a los comercios, para seguir comprando, agregó. “Uno se siente bien… Es una sensación excitante”, según Knutson.

Otros circuitos reaccionan ante los precios elevados y enfrían ese entusiasmo, dijo. Las señales en competencia (compra y no comprar) son pasadas al frente del cerebro, en el cortex prefontal, donde al parecer es formulada la decisión de adquirir algo, agregó.

¿Cómo se adopta una decisión cuando escasea el dinero? Knutson dice que no ha estudiado esa cuestión, pero destacó que otra zona del cerebro, llamada cortex cingulate, responde a los conflictos, como el querer comprar algo que cuesta demasiado. Por ello podría ser que esta zona actúe cuando un consumidor se siente limitado por un presupuesto.


Vive con mayor fuerza con la ayuda de esta lista de simples actividades que podrían salvar tu vida

diciembre 21st, 2011
1 Tómate un té en la mañana
El té caliente es capaz de reducir hasta en un 15% tus posibilidades de desarrollar cáncer de riñón, de acuerdo con un reporte del International Journal of Cancer. Intenta el té Pu Erh, el cual es mejor que el negro o el verde para prevenir el daño de tu ADN.
2 Duerme con inteligencia

Demasiado o poco sueño puede matarte. Un análisis británico descubrió que dormir más de nueve horas o menos de seis duplican el riesgo de morir por cualquier causa. Trata de dormir entre siete y ocho horas cada noche.

3 Báñate sin lentes

Según la Universidad de Illinois, en Estados Unidos, enjabonarse con tus lentes de contacto puestos expone tus ojos a las infecciones y a la posibilidad de engendrar microbios.

4 Toma vino y adelgaza

De acuerdo con un estudio de Israel, el polifenol, compuesto presente en el fino rojo, ayuda a que tu cuerpo no absorba la grasa. Los alimentos marinado en vino rojo funcionan igual.

5 Elimina las pelusas

Con sólo dos minutos que te tomes para quitar la pelusa de tu lavadora, puedes evitar ser una de las 315 víctimas de incendios causados por lavadoras cada año. ¡Hazlo ya!

6 Revisa tu cuello

Un estudio publicado en el American Journal of Medicine revelo que una tiroides medianamente inactiva puede incrementar en 65% las enfermedades cardiovasculares. Una prueba sencilla de sangre puede medir tus niveles de la hormona que secreta la tiroides.

7 Inclina el respaldo

Según investigadores de Escocia y Canadá, mantener un torso en 90º aumenta el esfuerzo de tu espina dorsal. Aplica el método de los flojos e inclina el respaldo de tu silla. El ángulo ideal es de 45º desde una línea vertical.

8 Aromatiza con cuidado

De acuerdo con investigadores estadounidenses, los aromatizantes de ambiente contienen compuestos que pueden interrumpir procesos hormonales. Te sugerimos optar por aromatizantes naturales.

9 Aumenta tus defensas

Un reporte publicado recientemente en Archives Internal Medicine señala que consumir vitamina D todos los días reduce las probabilidades de muerte prematura hasta en 7%.

10 Sáltate el aerosol

Utilizar aerosoles para la limpieza del hogar incrementa en 76% tus posibilidades de sufrir un ataque de asma, de acuerdo con expertos españoles. Es mejor idea que utilices franelas.

11 Vaporiza tu brócoli

Investigadores italianos han descubierto recientemente que preparar el brócoli al vapor aumenta en un tercio la presencia de glucosinolatos (compuestos que combaten el cáncer). De hecho, hervirlos reduce sus niveles.

12 Estírate

Los genes ligados a las enfermedades cardiovasculares, diabetes y obesidad se pueden ‘activar’ si te la pasas sentado durante horas, según un reporte publicado en la revista Diabetes. Desactívalo tomando caminatas cada hora o haciendo estiramientos en tu lugar de trabajo.

 Image

Más café, menos depresión

diciembre 20th, 2011

La depresión es, sin duda, uno de los problemas de salud mental más importantes y afecta a nada menos que 121 millones de personas en todo el mundo. Además es responsable de más de 800.000 muertes al año.

En las mujeres, el café evita la depresión

Lo que preocupa de este estudio de salud es que los más afectados sean las personas mayores y las mujeres. Un grupo de investigadores americanos ha concluido que las mujeres que toman cuatro tazas de café al día tienen un 20% menos de posibilidades de sufrir una depresión que las que raramente toman café. <p>

La explicación para concluir que el café puede ayudar a evitar esta enfermedad mental tan perjudicial para la salud mental es que la cafeína es un estimulante del sistema nervioso central. Además, mejora la energía y el bienestar, según ha explicado Alberto Ascherio, responsable del grupo de trabajo que ha llevado a cabo el estudio, publicado en la revista Archives of Internal Medicine. <p>

Aunque en el estudio, llevado a cabo durante 10 años, solo se estudió el efecto del café, este grupo de expertos en salud tuvo resultados parecidos cuando estudiaron el consumo de cafeína en general como en las bebidas cafeinadas y chocolate.

Además, estos expertos en salud descubrieron que las mujeres que estaban entre las cinco primeras por consumo de cafeína tenían un 20 por ciento menos de posibilidades de tener depresión que las que estaban entre las cinco últimas.Image


¿El buen humor haría más fácil tratar el cáncer?

diciembre 19th, 2011

Un nuevo estudio encontró que la dopamina, un neurotransmisor relacionado con la felicidad y el placer, facilitaría el tratamiento del cáncer al mejorar la efectividad de las terapias.

La dopanima, neurotransmisor asociado con la gratificación y el bienestar, mejoraría la efectividad de las drogas anticáncer, así como de la quimioterapia y la terapia de radiación, encontró un estudio llevado a cabo por la Universidad Estatal de Ohio.

Para el estudio se inyectó dopamina en animales con diversos tipos de cáncer. Al ser tratados con ese neurotransmisor se observó que los tumores eran más susceptibles al tratamiento.

“Este efecto se debería a que la dopamina mejora el funcionamiento de los vasos sanguíneos, lo que permite que el tumor reciba más sangre, haciéndolo más susceptible a los diferentes tratamientos”, explica Dr. Sujit Basu, investigador del Centro Comprensivo de Cáncer de la Univerisidad Estatal de Ohio.

Al tener una mejor irrigación, el tumor recibiría hasta el doble de activos, en el caso del tratamiento con drogas anticáncer; asimismo, recibiría más oxígeno, el cual es fundamental para que la quimioterapia y la terapia de radiación sean efectivas.

Para el Dr. Basu, esto es un gran hallazgo: “La dopamina es una sustancia barata, y si resulta efectiva en pruebas posteriores, representaría un gran paso para mejorar el tratamiento del cáncer”.

La dopamina es considerada el neurotransmisor del placer: según el Dr. Ricardo Bahena-Trujillo, del Centro de Investigación y Estudio Avanzados en México, “cuando realizamos alguna actividad gratificante o placentera, como el sexo, o experimentamos una gran emotividad o afectividad, se libera dopamina”.

Por cuestiones prácticas, la dopamina puede ser suministrada a los pacientes a través de inyecciones, sin embargo la obtención del neurotransmisor gracias a estados anímicos positivos tendrían beneficios adicionales: “Reír y tener buen humor, no sólo liberaría dopamina, sino otras sustancias que ayudarían a calmar el dolor y mejorar el sistema inmune de los pacientes con cáncer”, asegura el profesor Robin Dunbar, de la Universidad de Oxford.


6 malos hábitos que arruinan tu dieta y evitan que pierdas peso

diciembre 12th, 2011

Comer hasta “limpiar el plato”, frente al televisor o a toda prisa, son malos hábitos fáciles de adquirir y difíciles de romper, especialmente si los llevas practicando toda la vida. Quizás sean ellos los responsables de que no puedas perder peso. Aunque te cueste, debes hacer un esfuerzo por cambiarlos para que el próximo hábito que adquieras sea el de comprar ropa en una talla mucho más pequeña.

Lo haces sin darte cuenta: te sirves la cena y la comes mientras ves la novela de las 8. O simplemente, te saltas una comida si tienes algo urgente que hacer consolándote con que ya comerás más tarde. ¡Luego no te quejes de que no puedes perder peso!  Verás cómo desaparecen esas libras (esos kilos) extra una vez que vayas corrigiendo estos hábitos tan negativos.

1. Comer a toda marcha.  Los que comen sin parar entre un bocado y otro y como si se les fuera a ir el último tren, tienden a comer más y eso significa más calorías.  Para reemplazar este mal hábito, proponte, en primer lugar, convertir el almuerzo o la cena en una experiencia agradable.  “Viste” la mesa, aunque sea con un individual sencillo, una vajilla bonita y tus mejores cubiertos. Después de todo, no hay otro comensal más importante que tú. Tómate tu tiempo para saborear cada bocado. Cuando masticas pausadamente, el cerebro tiene más tiempo para registrar la sensación de saciedad. La idea es sentirte llena con menos cantidad de comida.

2. Comer mientras te distraes con otras actividades: frente a la computadora o revisando el correo. Si no estás concentrada en la actividad fundamental que es alimentarte, con seguridad comerás más de lo debido.  Sustituye esa mala costumbre sirviéndote una sola vez y prestando atención a las porciones.  Aprende a dividir tu plato en secciones para incorporar proteínas, granos, frutas y vegetales , en cantidades moderadas. Evita sentarte a comer frente a la televisión o la computadora mientras tu mente “vuela”. Si no puedes evitarlo y te cuesta cambiar este hábito, sírvete un tazón de palomitas de maíz (sin mantequilla), que tiene pocas calorías.

3. Comer para calmar el estrés o matar el aburrimiento.  Come o merienda solamente cuando tengas hambre. Si te sientes ansioso(a) y necesitas comer algo para calmar los nervios, ten a la mano una merienda saludable (yogur, o una fruta). Coloca una alcancía sobre el escritorio (o un sobre en una de las gavetas de la cocina). Cada vez que puedas superar un antojo o una de estas urgencias falsas, coloca un billete o una moneda como premio. Así podrás comprarte algo que te guste mucho y tendrás un incentivo para animarte y ayudarte a vencer las tentaciones.

4. Limpiar el plato. Muchas personas siguen comiendo hasta terminar hasta el último grano aún cuando se sientan repletas. Y es que a muchos nos han enseñado desde pequeños que es malo desperdiciar comida. Y como en realidad botar comida no es bueno, ¡haz caso y no te sirvas más de lo que vayas a comer! Aunque el plato te encante y sea tu favorito, recuerda que la moderación al servirte es lo que te permitirá perder peso sin pasar hambre ni privarte de tus comidas favoritas.

5. Comer carne siempre como plato principal.  La carne es una excelente fuente de proteínas, pero no es la única. Disminuye la frecuencia con la que comes o sustitúyela por otras fuentes, como la soja (soya) o los frijoles (arvejas, habichuelas) varias veces a la semana. También puedes reducir la cantidad: sírvete una abundante ensalada mixta con trocitos de pollo o carne a la parrilla.

6. Saltarte comidas. Si lo haces, alteras la capacidad del organismo de controlar el apetito y desaceleras el metabolismo.  Los resultados: comer más o por impulso, y un metabolismo más lento que quema menos calorías.  Distribuye tus alimentos en tres comidas y dos meriendas. El total de calorías diarias que debes consumir (depende de tu edad, tu estatura, tu sexo y tu nivel de actividad).Aquí puedes ver la cantidad de calorías diarias recomendadas. Acostúmbrate a planear tus comidas, ya sea en la mañana o la noche anterior, para que no tengas que improvisar durante el día y cometer errores.

Muchas veces, hacemos cosas automáticamente, sin pensar ni darnos cuenta de que nos perjudican, como los malos hábitos que hemos enumerado. Si los vas cambiando poco a poco, irás transformando tu manera de comer, perderás peso y reducirás tus medidas. ¡Haz la prueba!


Adolescencia! Enfrentarla y superarla sin (demasiados) conflictos.

diciembre 9th, 2011

La adolescencia es una etapa dura para quien la vive y para quien está cerca, y es que es un momento en que las áreas de la vida de una persona (física, psicológica y social) cambian, se reajustan y en muchas ocasiones se tambalean. Por supuesto, todo esto ocasiona un caos.

Para algunos padres la relación con sus hijos adolescentes a veces resulta sumamente complicada y desgastante. Sin embargo es posible enfrentar esta etapa con éxito e incluso de manera gozosa y agradable, sentando las bases para una relación adulta en el futuro que sea afectuosa, respetuosa y sana.

Una de los elementos más importantes para que las relaciones entre padres e hijos adolescentes sean buenas es establecer una comunicación honesta, abierta y afectuosa desde la infancia y esa es una tarea que compete exclusivamente a los padres. Además es importante considerar (y respetar) desde que son niños, su individualidad y valorar sus opiniones, sentimientos y deseos, comprendiendo y aceptando que son seres independientes con personalidad, gustos, aspiraciones, capacidades, y limitaciones diferentes a las nuestras. Habiendo asimilado esto vamos por buen camino.

Cambios físicos

Con la adolescencia comienzan una serie de cambios físicos: los rasgos infantiles dan paso a un crecimiento desproporcionado de las formas corporales, surge el vello, maduran los órganos sexuales y en las niñas se desarrollan los pechos. Aparecen las primeras menstruaciones y eyaculaciones. El cuerpo se convierte en algo nuevo, que produce sensaciones desconocidas e inquietantes.

Sexualidad

Con los cambios físicos y las nuevas sensaciones surge de pronto la atracción sexual. Una poderosa, incontrolable y misteriosa fuerza que los impulsa hacia que los impulsa hacia el sexo opuesto en una mezcla de curiosidad y deseo.

Cambios Psicológicos

Como si todo esto fuera poco, en el ámbito psicológico también se realizan ajustes que casi siempre derivan en dificultades en su relación con los padres o quienes representen una autoridad. Sus emociones son un revoltijo de inseguridad, dudas y contradicciones. Ellos están luchando por su individualidad y su diferenciación respecto de sus progenitores, sin embargo obedecen fielmente la tendencia de la moda, y se mimetizan con sus amigos de manera casi enloquecedora. No se sienten comprendidos por los adultos, y desean ser tratados como tales, aunque no estén lo suficientemente maduros para afrontar las responsabilidades de un adulto.

Situaciones de riesgo

Los padres debemos estar conscientes de que durante la adolescencia nuestros hijos pueden estar en riesgo de caer en conductas negativas y destructivas, como el abuso de drogas y alcohol, las enfermedades de trasmisión sexual, embarazos no deseados, conductas agresivas, o los trastornos de la alimentación. Pero también debemos saber que si tomamos una serie de medidas podemos ayudar a reducir sustancialmente este riesgo.

Desde pequeños valorar y respetar sus opiniones, sentimientos y deseos, aunque no nos parezcan correctos.

Mantener la comunicación abierta, particularmente acerca de sus sentimientos y sus relaciones sociales.

Facilitar su madurez e independencia dándoles responsabilidades y libertades.

Reforzar su autoestima, con nuestros actos y nuestras palabras

Poner límites claros sobre todo en los aspectos fundamentales, como el respeto a los padres y hermanos, los estudios, el cuidado de su salud y su seguridad, aunque podemos ser flexibles en cuestiones que no sean de suma importancia como los horarios, amistades, música u otras aficiones.

La práctica de deportes es particularmente recomendable durante la adolescencia ya que ellos necesitan comprobar las nuevas posibilidades de su cuerpo.

La adolescencia es la última etapa en la que los padres podemos ayudar a nuestros hijos a adaptarse al mundo. No podemos perder esta oportunidad que sentará las bases de una relación adulta que puede ser extremadamente grata, agradable y enriquecedora.

 Por Elena Gorozpe


Lo que se vale y lo que no en la alimentación infantil

diciembre 9th, 2011

Médicos y profesionales de la salud se topan día a día con más casos de diabetes tipo II y con obesidad en niños, lo cual es alarmante. Para prevenir esta tendencia en tus hijos y para inculcarles hábitos saludables toma en cuenta las siguientes recomendaciones.

 Qué sí debo hacer en la alimentación infantil

Procurar una dieta correcta: cuanto más variedad de alimentos haya en la dieta, garantizamos que sea equilibrada y completa.

 Cocinar con ingredientes frescos y naturales. Compartir la mesa, la alimentación no sólo es una necesidad biológica, también tiene un factor psicológico y un factor social.

Hacer de la comida un encuentro agradable.

Los niños aprenden con el ejemplo, así que si los padres tienen buenos hábitos, seguramente los niños también los tendrán.

Estimular la actividad física.

 Aumentar el consumo de frutas y verduras (5 raciones al día). Beber entre 1 y 2 litros de agua al día.

Asegurarse de tener un lugar destinado exclusivamente para comer.

 Qué no debo hacer en la alimentación infantil. No se debe comer frente a la televisión, ni en ninguna otra situación que te distraiga de la comida, como la computadora, etc. No permanecer mucho tiempo en la televisión, computadora o juegos de video. No consumir en exceso alimentos ricos en azúcares simples y grasas, como papas industrializadas, refrescos y golosinas. No abusar de la sal y productos que la contengan.

No brincar el desayuno, de esta forma se mejora el rendimiento físico y mental. No utilizar la comida como un premio, castigo o desahogo de estrés. No obligar al niño a comer más de lo que puede, de esta forma aprenderá a escuchar a su cuerpo y sabrá durante toda su vida cuándo necesita y cuándo no necesita comer. Aun cuando ya no esté comiendo, se recomienda que el niño permanezca en la mesa acompañando a los demás miembros de la familia.